Ola de calor.

Estarán conmigo en que estos últimos días están siendo sofocantes. Toda España está notando una subida drástica de las temperaturas tanto diurnas como nocturnas.

En Moncloa la temperatura está subiendo tambien y el Gobierno, encabezado, como no, por su omnipresente Presidente ya no sabe cómo hacer para que los aparatos de aire climatizado vuelvan a reestablecer la temperatura ideal; o sea, cero grados (0º), ni frio, ni calor.

Ayer, tras pasar otra noche sofocante nos levantamos con la lamentable noticia de que nuestros ojos volvían a echar lágrimas de pena e ira. Otros dos españoles D. José María Galera Córdoba y D. Abraham Leoncio Bravo, como tantos otros que juraron entre otras cosas derramar por España, si fuese preciso, hasta la última gota de su sangre, habían pagado, en Afganistan, el precio más alto que un servidor de su país puede y debe pagar. A sus familiares, compañeros y amigos, a la Guardia Civil y al país, mi más sentido pésame.

No me gustaría. No me gusta politizar temas tan delicados como este cuando aún, de cuerpo presente, nuestros compatriotas están volando hacia España. Estoy seguro de que la misión encomendada era noble y loable. De eso no tengo la menor duda. Lo verdaderamente lamentable es que aún se siga pensando que estaban en misión de paz. Hoy la guerra no es como antaño, el terrorismo es guerra y como tal hay que combatir y combatirlo. Nunca aceptaré, y lo digo de corazón, que se maquille ese tipo de realidades. Nuestros militares, guardias y policias van a la guerra, están en guerra y aún no he visto a muchos que gritaban ¡no a la guerra!, una vez que tienen la panza llena, reprobar este tipo de acciones.

Mientras tanto, el Gobierno se viste de luto casi riguroso, se hace la foto, calla y en un acto de décadas muy pasadas se limita entregar “notas de prensa” sin permitir preguntas llegando casi vulnerar los derechos constitucionales de la prensa y que solo consigue afianzar aún más si cabe que el absolutismo democrático del señor Presidente del Gobierno puede llegar a extremos verdaderamente insospechados.

En otro orden de cosas y subiendo la temperatura, si eso es posible, el Ministro del Interior, Sr. Rubalcaba, jefe máximo de la Policía Nacioal (entre otros), se sacude el polvo de su chaqueta, quedando como un señor, al justificar su ausencia en Melilla con una gran frase “Los agentes saben que tienen mi apoyo“. Indiscutiblemente ministro, y el mío tambien, pero el que tiene que ir y demostrarlo públicamente, entre otros, es usted. Después, si queire, visite Rabat junto al señor Moratinos, hagase las fotos que quiera, arregle el problema que para eso le pagamos y cuando vuelva, por cierto, no olvide explicarle a los españoles por qué se inyecta a Marruecos, con dinero de todos nosotros, la nada despreciable cantidad de 700 millones de euros para infraestructura, mientras que en nuestro país el señor Blanco no hace más que recortar y evitar las inversiones en infraestructuras, sabiendo (si es que lo sabe) que esas inversiones generan, entre otras cosas, empleo.

Septiembre está ahí, a la vuelta de la esquina. Los exámenes comienzan el día 1 y el gobierno, con muchas asignaturas suspensas y sin haber tocado libro en todo el verano, va a volver a suspender. Aunque no seamos tontos, con la actual Ley de Educación, le dá igual aprobar que suspender, sabe que de todas formas va a pasar de curso.

Uf, qué calor.

Anuncios

Error

Aunque, como se suele decir, tengo todo el tiempo del mundo, cierto es que parace que el verano me aploma un poco y no me siento demasiado inspirado para escribir. No obstante, me veo en la obligación de hacerlo. Aunque algunos lectores pensarán que “para lo que escribe, mejor que se esté calladito”, sé que son los menos y, además, les diré que sus críticas me aportan más de lo que se imaginan. Siempre hay que sacar algo positivo de aquel que te critica aunque no compartas su parecer y/o sus formas.

Para empezar les diré que cometemos craso error cuando criticamos, yo al menos, que el señor Rodriguez Zapatero tenga talante. Tenerlo, lo tiene. Tiene voluntad, deseo, gusto, manera de ejecutar algo y disposición personal; otra cosa es que su voluntad me parezca nefasta, su deseo egoista, su manera de ejecutar algo deje muchísimo que desear, su disposición personal no esté a la altura de su cargo y su gusto….., bueno, ahí no entro.

Aunque si hablamos de errores, de crasos errores, el actual gobierno, a mi entender, se lleva la palma. 

Si la historia nos demuestra que Melilla es España de forma ininterrumpida desde 1496 (ya ha llovido) y sus límites fronterizos están acordados desde 1860 (tambien ha llovido), craso error del Gobierno que no ha echado lo que tenía que echar ante el Monarca Alauita en defensa de los derechos constitucionales de todos los españoles y de los miembros de nuestros Cuerpos de Seguridad del Estado en la frontera hispanomarroquí.

Coincidirán conmigo que, craso error del Sr. Zapatero a la hora de hacerse la fotito cuando era lider de la oposición.

Craso error no haber visitado Melilla para, aunque fuera simbólicamente, mostrar el apoyo del gobierno y no criticar las acciones y comentarios del activista antiespañolista Mounaim Chaouki, al que por cierto, parece ser que en su día se le negó la nacionalidad española. 

Craso error, insisto, de la política exterior cuando debe defender a su país y cuando, por el contrario, se autoencumbre en adalid de las dictaduras cubana y venezolana ante Europa.

Craso error cuando se le llena a uno la boca diciendo que “bajar los impuestos es de izquierdas” y hace algo más de un mes que han subido los impuestos especiales, el IVA y la tributación al ahorro.

Craso error cuando prometes elevar el salario mínimo interprofesional hasta los 800 € y a falta de año y medio para cumplir esa promesa no sólo lo tiene muy dificil sino que España es el tercer país, por la cola, con el SMI más bajo de la Unión Europea, solo por delante de Grecia y Portugal.

Craso error cuando el Sr. Blanco (Pepiño Blanco para los amigos), ahí es nada, el primero de la clase, ha tenido que desempeñar funciones de Ministro de casi todo, gracias sobre todo, al don de la ubicuidad que posee. No obstante, han debido “pararle los pies”, porque si no la lía.

Craso error cuando entre Ministros y Secretarios de Estado se desmienten y desautorizan; mala imagen. Salgado a Blanco y a Campa, etc.

Craso error cuando siendo Presidente de un Gobierno y estás obligado a negociar en muchísimos temas, te bajas, literalmente, los pantalones y cedes ante cualquier presión con tal de seguir mandando, no gobernando.

Craso error cuando el Presidente de un País preside y no gobierna, craso error.

Parra terminar y como no quiero cometer más errores, mostrar públicamente mi satisfacción por la liberación de los dos cooperantes de Acción Solidaria, los señores Roque Pascual y Albert Vilalta.

Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo,

en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.”

Santiago Ramón y Cajal

 

Cincuenta años y un día.

Desde que accedió a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español han pasado 10 años y algo más de 6 desde que consíguió llegar a la Moncloa.

Viendo las canas, el incremento de las entradas, las nuevas arrugas, las bolsas de los ojos y la flacidez facial, es cierto que el poder desgasta.

Aunque el título de esta entrada parezca una condena, que bien podría serlo, hoy el Sr. Zapatero cumple cincuenta años y un día, nos guste o no.

Aún creyendo que él nunca lo reconocerá, tal y como decía el Catecismo de mi época, nació impuro y con Pecado Original. La Originalidad de su Pecado, permitanme el juego de palabras, no es nada comparado con todos los desastres de su trayectoria política, que si me apuran mucho tildaría de Pecados Mortales, de esos que el Cura al oirlos se santigua y te pone una penitencia de aquí te espero.

Son muchos los que comentan y recuerdan la trayectoria del Presidente para llegar a donde está y menos los que recuerdan su llegada por méritos propios. El acoso y derribo de personas de su partido más válidas que él, el divide y vencerás y saldrás más favorecido, incluso el rodearse de un equipo deficiente e ineficiente, casi tanto como él mismo,  para que acaten sus órdenes pero nunca sobresalgan y puedan convertirse en enemigos políticos, ha sido un trabajo arduo y diario en su quehacer como Presidente del Gobierno.

El mero hecho de hacer oposición a la oposición dice mucho de él y no bueno, precisamente.

El hombre que hace más de seis años encandiló a muchos españoles con su imagen reformista y moderada de la izquierda, con un bien hacer de dialogo y talante, se fue convirtiendo en un Mr. Hyde que en realidad nunca pretendió gobernar para todos los españoles, que engañó y que sembró la discordia allí donde pasó.

A los cincuenta años y un día,  el Señor Presidente tiene, entre otros, el triste honor de haber logrado dividir a la ciudadanía, a los españoles, al país. No ha querido gobernar, nunca ha querido gobernar, la confrontación entre españoles y el desafecto que ha profesado por cualquier idea de España le catalogan, entre otras cosas, como el peor Presidente de la Democracia.

La irrespondabilidad mostrada durante la actual crisis mundial que no está sabiendo solventar, llevan al Sr. Zapatero a dar un giro de 180º en todo lo relativo al gasto público. El despilfarro (más de 56.000 teléfonos móviles tiene la administración del Estado), las subvenciones (casi 6 millones de euros serán destinados este año a la Memoria Historica, entre otras)…. Sería casi imposible enumerar aquí todo el dinero despilfarrado por este Gobierno. Con la política económica del Gobierno, España este año dejará de estar defifnitivamente en los puestos de cabeza de la economía internacional.

La preocupación por el interés social, en contra de lo que parece gracias a la maquinaria propagandística del PSOE, ha dejado mucho que desear durante ambas legislaturas. El paro se situa en casi el 20% de la población activa y pese a las buenas noticias de estos días, todos sabemos que esos números son solo el espejismo del verano. El concubinato mantenido hasta el agotamiento con los dos grandes y nefastos sindicatos no le ha permitido (tampoco ha sabido) modificar la política económica hasta que no ha recibido fuertes tirones de oreja desde el extranjero. Sabiendo que las posibles soluciones se le estaban ofreciendo en casa desde la oposición y otros partidos integrantes de la Cámara baja.

La ineptitud de todo su gabinete, ya sea en Madrid como en las Autonomías, ha llegado incluso a extremos tales como que su Vicepresidenta Segunda no recibiese a su “amigo” el Sr. Griñan, a la sazón Presidente de la Junta de Andalucía (designado dedocráticamente por el Sr. Chavez), cuando la visitó en Madrid para intentar salvar CajaSur y que esta Entidad quedara en manos andaluzas. Griñán no tuvo lo que hay que tener (ni aptitud, ni actitud, ni capacidad, ni coj…) y se volvió para Sevilla con el rabo entre las piernas y la misma cara de siempre.

De ineptitud y desfachatez se anda sobrado cuando se manda al Sr. Chavez a triquiñuelear una hoja de ruta para el Estatut Catalán y sentarse con un señor que para unas cosas es socialista español, para otras socialista catalán, para algunas charnego y para otras codobés; pero que lo que mejor le sale es poner al gobierno de toda una Nación entre la espada y la pared con el beneplácito de su Presidente.

¿Se atreverá algún día el Sr. Presidente a hablar sobre una cuestión de confianza, no digo ya a someterse a ella?

Tras 50 años de vida creo que se cae en la tentación de mirar atrás para ver cómo se han hecho las cosas. Un consejo señor Presidente, no mire para atrás, no creo que le guste lo que vea.

Carta a SS.MM. los Reyes Magos.

Queridos Reyes Magos:

Primeramente espero que vuestro viaje de vuelta a casa despues de visitar al niño Jesús, haya sido bueno y cómodo.

Este año no he sido bueno del todo, por lo que entenderé que solamente me pongais carbón.

¿Que por qué no he sido bueno?… hombre, no es muy difícil de explicar. He procurado hacer el bien, pero la verdad es que no me he callado una. Siempre he estado intentando poner los puntos sobre las ies, así que reconozco que no me he granjeado el favor de muchos; es más, seguro que algunos piensan cosas malas de mí; quizás hasta tengan razón.

Durante este año, he intentado ser consecuente con mis ideas y ponerlas en práctica. Cuando he tenido que decir ¡no!, lo he dicho y cuando he debido callarme, me he callado. Aunque debo reconocer que eso último ha ocurrido poquitas veces.

Como creo que no soy el prototipo de persona políticamente correcta, supongo que no me traereis nada, aunque con lo cabezota que soy, yo, por si acaso, os pido cosas, luego vosotros decidís si sí o si no.

Me gustría que este año que viene se terminara la crisis en la que se encuentra mi pais. Que el paro terminara muy pronto y que la mayoría (se que todos va a ser difícil) tuvieran un trabajo digno.

Me gustaría que el Betis subiera a primera división… aunque sé que eso tambien es muy dificil, y que Rafa volviera a ganar un Roland Garros.

Me gustaría, si es posible, que Andalucía cobrara, por fín, la deuda histórica. Pero en efectivo ¿eh?, nada de terrenitos… aunque pensándolo bien, eso tambien va a ser difícil….¡Bueno, yo lo pido!.

Me gustaría que mi ciudad, San Fernando, tuviera una celebración del Bicentenario como Dios manda, que hubiera un parque empresarial digno, que el sector servicios y los comerciantes no pasasen tantas calamidades como este año.

Me gustaría que hubiera paz en el extranjero para que los soldados pudieran volver a sus casas… vivos, claro. Aunque pensándolo bien, si están en misión de paz, por qué no han de volver vivos. Vosotros que sois Magos sabreis si es verdad eso de misón de paz ¿no?. Porque aquí ya han llegado algunos muertos, no sé si lo sabeis.

Me gustaría que la educación sexual fuera verdadera y efectiva, así evitariamos a muchas niñas tener que abortar. Me gustaría que si se quitan crucifijos de las aulas para no herir susceptibilidades, tambien se quitaran del calendario festivo los siguientes días:

* 6 de enero (Los Reyes Magos), ups, es vuestro día, lo siento.

* Jueves y viernes Santo.

* 16 de julio (Día del Carmen, Fiesta en mi Ciudad).

* 25 de julio (Santiago Apostol, Patrón de España)

* 15 de agosto (La Virgen de Agosto).

* 12 Octubre (Día del Pilar), Ah, no, este lo cambiaron por el Día de la Hispanidad.

 * 8 de Diciembre (La Inmaculada Concepción de María)

* 24 de Diciembre (Noche buena).

* 25 de diciembre (Navidad).

Si os fijais, Majestados, todos estos días son días Cristianos, por favor, hacerlos laborables para así no seguir hiriendo susceptibilidades. ¡Ah!, tambien poner laborales aquellos días de fiestas locales de patronos, patronas, etc. Ya sabeis, ¡nada de religión!, no vayamos a liarla y a alguno le dé un infarto.

Por último os quiero pedir una cosa… aunque no sé si podreis concedérmela, porque por muy magos que seais… no sé, no sé… Bueno yo os la pido y si puede ser… pues eso, me la concedeis.

Vamos a ver como os lo digo…… En mi País hay un señor que no hace más que fastidiarnos (uso esta palabra por no usar “jodernos”…¡uy! la dije), solo sabe mentir, está rodeado de ineptos, cada vez nos mete más en el agujero negro, está compinchado con gente que solo quiere sacar beneficio propio en vez del general, le falta lo que hay que tener para sacar adelante los problemas, se cree que con el talante está todo arreglado.. Bueno, el caso es que este señor no vale ni para que le den, entonces me gustaría que lo mandaseis al paro y a ver si el que le releve lo puede hacer mejor… que seguro que sí, porque peor ya es imposible.

De paso que mandais al paro al inepto ese, mandais tambien al paro a su equipo de gandules incompetentes.

Habría más cosas que me gustaría pediros, pero con esto creo que ya teneis trabajo de sobra, y supongo que habrá al menos 4,5 millones de españoles que seguro que os piden tambien cosas.

Gracias Majestades,

Sin otro particular, recibid un atento saludo.

 

 

 

El cuarto poder

gabilondoLa noche de ayer me acosté temprano. Justo después de escribir la entrada de esta bitácora, si, si, la que está más abajo. El catarrazo que tenía era tremendo, la nariz obstruida no me permitía respirar bien, los escalofríos producidos por la fiebre me hacían taparme y destaparme…. vaya, que estaba “mu malito”. Como quería tener un poco de claridad no apague la televisión del dormitorio y la programé para que se apagara sola.

Entre el delirio febril (jeje) escuché en la lejanía de mi dormitorio como el Sr. Don Iñaki Gabilondo, en el canal televisivo CNN+, iniciaba su sección “La opinión de Gabilondo”. Insisto, entre el delirio febril empecé a escuchar un sin tin de tonterías y estupideces que casi me hicieron girarme para oir mejor.

Mis sentidos me decían que no; que era imposible escuchar tanta tontería junta y a esas horas de la noche (o sea, con premeditación y nocturnidad); permo mi mente quería oir, oir más y más, para descifrar si el mensaje que estaba recibiendo era real o simplemente producto de esas décimas febriles.

Esta mañana, casi totalmente recuperado gracias a Santa Couldina, lo primero que hice fue entrar en internet e intentar localizar esa opinión del señor Gabilondo. Rezaba por que todo hubiera sido, eso, un delirio producido por la fiebre. Pero cual fue mi sorpresa que… oh, ahí estaba, la había encontrado, era ella. Estaba escrita, tal cual, en la página web del canal Cuatro. Todo había sido realidad….

De hecho, y para que veais que no miento, aquí os la pongo sin tocar ni una coma. Solo “copiar” y “pegar”.

“A las seis de la tarde, Zapatero se encontraba con Obama en La Casa Blanca y, a la misma hora, Ricardo Costa se encontraba con la ejecutiva del PP de Valencia. El presidente tiene muy mala suerte informativa. Su gran noticia tenía que pelear en las cabeceras con el Caso Gürtel. Paradójico. Los problemas del PP, en lugar de dar más lustre al presidente, le robaban notoriedad. Así es la vida. La basura lo ensucia todo. Pero, aunque sea para mantener una mínima nobleza mental, ordenemos las cosas como deberían ser.

 

Lo primero, Zapatero en La Casa Blanca. Es noticia importante. No porque nuestro presidente se haya quitado una piedra del zapato, sino porque recuperamos la normalidad. Normalidad que, cuidado, no perdimos cuando llegó Zapatero a La Moncloa. Entonces se cometieron errores que hubieron debido evitarse. Pero la normalidad se había quebrado ocho años antes, cuando llegó Aznar. Sus servilismo le fue gratificado con familiaridades que le hicieron malinterpretar su propio deslumbramiento. El monaguillo se creyó cardenal porque estaba cerca del Papa y fue utilizado como submarino contra Europa y copatrocinador de la Guerra de Iraq. E hizo algunos ridículos memorables.

 

La normalidad verdadera se dio con Felipe González. Como pesábamos mucho en Europa, y mucho en Iberoamérica, y pudimos ser anfitriones de la Conferencia de Paz de Madrid, por eso éramos respetados en todas partes. En La Casa Blanca también. Ese ha de ser nuestro modelo de relación con Obama. Amigos leales, pero sin perder la dignidad. De modo que no hemos de regresar a 2004, sino a 1996.

 

Zapatero en La Casa Blanca, y Rajoy en “La casa de locos” que es el PP de Gürtel. La decapitación de Costa no resuelve nada, porque Camps es un cadáver político. Y puede serlo penal, porque aún falta que el Supremo resuelva lo de sus trajes. Y este es solo un episodio del Gürtel. Quedan 30.000 folios de sumario y no se nos olvide Bárcenas, el tesorero del partido pendiente de juicio. Un campo poblado de minas, con Esperanza Aguirre astutamente al resguardo, otra mina, y Rajoy paralizado, como de costumbre.”

Aprovechese señor Gabilondo que le queda muy poquito en el canal Cuatro. Dígale a su hermano, que para eso es Ministro, que a ver si le hace un huequecito en Moncloa.

Claro que, ya que habla usted de la época felipista a lo mejor le gustría recordar el hermano del Sr. Guerra, el caso FILESA, el GAL, el caso AVE, la EXPO’92, el caso Roldán, los fondos reservados, la fundación San Telmo de Sevilla, etc….. ¿sigo?. No verdad.

Pues nada, a seguir bien y, por favor, no imponga el miedo al cuarto poder, no imponga su propia dictadura democrática del terror de los medios, no nos tome por tontos, por favor.