Desde el respeto y sin acritud.

14 de febrero, día de los enamorados.

La verdad es que no creo en este tipo de celebraciones, pero debo reconocer que siempre tiene uno ese gusanillo en la barriga de si me regalarán algo o no.

¡Ea!, pues este año va a ser que sí. He llegado a casa hace un rato y en el portal me he encontrado un panfletillo del PSOE de mi ciudad (San Fernando).

Desgraciadamente, lo que en un primer momento paracía un “regalito”, se ha convertido en algo más. No sé si bueno o malo, pero algo más seguro.

En el documento en cuestión, en la contraportada, aparece lo que podemos calificar como misiva del candidato a los ciudadanos. Señores, no tiene desperdicio. Por ello me permito transcribirles la “cartita”; bueno, transcribir exactamente no, me he limitado a copiar y pegar para no perder el tiempo en “estas cosas”.

En color azul podrán observar la transcripción literal. En negro me he permitido hacer algún comentario que he considerado oportuno.

“Desde San Fernando cantamos al mundo en la voz de Camarón, hicimos la primera constitución de España, los barcos que construimos surcan los mares del mundo, por donde guiamos a los navegantes con nuestro Paralelo, paramos a los franceses de Napoleón, levantamos castillos y fortalezas, declaramos por primera vez la libertad de Expresión, nuestro Observatorio da la hora a toda España, en San Fernando Julio Cesar soñó que dominaría el mundo, un mundo que más tarde utilizó la sal de la Isla, la misma sal que probaron Fenicios, Tartesos, Cartaginenses y Romanos , fuimos capital del Reino, exportamos cultura, sumergimos el primer submarino de España…”

Si hemos sido capaces de todo esto, cómo no vamos a ser capaces de inventarnos nuestro futuro

Los cañaillas han sido capaces de hacer todo eso, efectivamente, pero por favor, no inventen el futuro. No hay mucho que inventar, simplemente hay que trabajar (palabra desconocida para el PSOE) para que los ciudadanos tengamos cubiernas las necesidades básicas. Trabajo, limpieza, seguridad, educación, cultura….. Vamos que no hay mucho que inventar. Por favor, no inventen que la cagan. Seguro.

Te pido tu confianza y tu ayuda.

En 2007 me presenté como Candidato a Alcalde y pese a ser la lista más votada y obteniendo vuestra confianza, PP y PA impidieron que gobernara quien los ciudadanos habían decidido. Desde entonces mi ilusión por conseguir que San Fernando y la Política local sean de otra forma a como la conocemos hoy no ha dejado de crecer.

Ciertamente, en 2007 este Cantidato y su equipo fueron la lista más votada. Ciertamente un pacto impidió que gobernara. Ciertamente lo expresa como reproche. Ciertamente, en Sevilla, entre otras ciudades, pasó lo mismo pero al revés. ¿O es que solo veo la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio?

Te pido que confies en mí y en mi equipo para poder Cambiar esta ciudad. La oportunidad para conseguir que los recursos que tenemos generen, de verdad, empleo, actividad económica y calidad urbana.

Te pido tu confianza para poder Cambiar la Política. La oportunidad para conseguir que te sientas orgulloso de los representantes que eliges. Desde el diálogo permanente, desde la honestidad, la ilusión, la transparencia, la inteligencia, la creatividad, la imaginación, la constancia, el compromiso, la lealtad y la capacidad. Esta ciudad necesita un Gobierno nuevo, distinto, preparado, con otros valores y otra forma de hacer las cosas y entender la Política.

En fin, que pide mi ayuda (entre otras, claro), para cambiar la ciudad, la política. Aunque bien pensado para cambiar, lo que se dice cambiar, de ideas seguro que cambia. En el 2007 propuso que el Centro de Adultos “María Zambrazo” se ubicase en la calle Colegio Naval Sacramento; claro ahora cambia y lo quiere colocar en la Casa de la Cultura. Cambiar para volver a prometer el uso compartido del Hospital Militar; cuando ha tenido la gran oportunidad de hacerlo teniendo a Carme Chacón en Defensa y a Griñan gobernando en Andalucía.

Cambiar como cuando voto no a la consulta popular sobre la ubicación del trayecto del tranvía. ¿O será cambiar para facilitar de una vez el acceso al inexistente Nudo de Tres Caminos?; por cierto proyecto incumplido desde el año 2007, fecha en la que debía haberse iniciado la construcción de dicha infraestructura.

Ah, a lo mejor cambiar quiere decir que por fin va a facilitar la recuperación del suelo militar de los polvorines de Fadricas. O quizás cambiar será facilitar de una puñetera vez el proyecto de acceso a Fadricas I y Fadricas II. Ya, quizás sea eso. Ah, no, calla, que cambiar será lograr que el PSOE vote ahora que sí a las ayudas negadas a San Fernando para fomentar el empleo… O a lo mejor cambiar quiere decir que ahora el PSOE votará que sí al tema de la educación cuando antes votó que no, esto es, el colegio en Ronda del Estero, etc.

Te pido tu ayuda porque el futuro de San Fernando necesita el compromiso de todos los que queremos a esta ciudad. Dentro de unos años, cuando volvamos la vista atrás, diremos que éste fue el momento en que San Fernando recuperó el significado de la palabra esperanza y volvió a creer en sus posibilidades. Te pido que seas parte de este momento y que te unas a todas las personas que queremos a San Fernando.

Dentro de unos años……. Dentro de unos años, como gane las elecciones este candidato, y volvamos la vista atrás, solamente veremos desolación. Llevamos siete con su “jefe” y miren como nos va.

Gracias por tanto. Juntos lo conseguiremos.

De verdad que lo siento Don Fernando, pero no puedo, ni quiero darle mi ayuda. Es más; dentro de mi insignificancia trabajaré para aportar ese ínfimo grano de arena que ojala sirva para desequilibrar la balanza.

Claro está, todo esto lo digo desde el respeto y sin acritud.

Anuncios

Los símbolos sí importan.

Quién le iba a decir a Santa Claus cuando vestía de verde que una multinacional como la Coca-Cola, gracias a una grandiosa campaña publicitaria, lograría que su uniforme tornase de color y se volviera rojo. Desde entonces, todas las generaciones recordamos al querido Santa de ese color. De hecho, no nos entra en la cabeza un Papa Noel vestido de otra forma, sin su poblada barba, su barrigota o su profunda y amistosa carcajada.

Tampoco nos entra, o al menos a mi no me entra, en la cabeza que los cristianos cambien la Cruz por otro símbolo distinto a ese que les identifica. Digámosle a un judio que renuncie a la Estrella de David como símbolo representativo de su religión y la cambie por otro que más nos plazca.

En otra derivada, podríamos decirle a un republicano que sustituya la corona del escudo de armas de la II República y la sustituya por la actual de la monarquía, la constitucional. Eso sería casi inaudito y cuando menos insultante para los republicanos.

Es por ello que los símbolos sí importan. O al menos importaban.

Quizás es que desde este teclado yo vea las cosas de forma distinta a los demás. Quizás es que, como el loco hidalgo, vea gigantes donde solo hay molinos. Pero siempre he dicho que el ingenioso hidalgo no era tan loco como muchos nos han hecho ver. Eso lo aprendí de un gran profesor de Literatura allá cuando estudiaba en Jerez.

Pero no quiero divagar, así que volveré a la importancia de los símbolos.

Hace unos días, por las calles de mi ciudad, San Fernando, vi un gran cartel publicitario donde el candidato socialista a la alcaldía se anunciaba con una foto de medio busto, su nombre y el eslogan “Tu proximo alcalde”. Hasta ahí, todo bien.

Más que su imagen, por cierto, qué maravillas hace el photoshop este, me llamó significativamente la atención que el color rojo corporativo del partido socialista brillaba por su ausencia; las siglas del PSOE y el logotipo del partido (el puño cerrado con una rosa) que, general y usualmente son de color blanco sobre fondo rojo, se habían tornado de color negro y su tamaño había disminuido considerablemente.

La pregunta no se me hizo esperar. ¿Tan avergonzado está este señor candidato que pretende eliminar de su publicidad cualquier símbolo que le identifique con el Partido Socialista? ¿Tan avergonzado está su partido que incluso renuncia a sus colores corporativos y a su estilo? ¿No es cierto que aunque la mona se vista de seda, mona se queda? Entenderán que me hiciera estas preguntas como creo que cualquier ciudadano se podría haber hecho.

La respuesta no la sé, simplemente la supongo. No obstante, considero que los símbolos sí que importan y que aún cambiando de color, a estas alturas, casi todos sabemos lo que hay.