Algo falla.

La otra noche, en una cena familiar y muy íntima, una persona, dentro de la conversación hizo un comentario bastante simpático referente al movimiento de caderas de un célebre artista latinoamericano. Súbitamente, como si hubiese cometido alguna fatal indiscreción me miró y me comentó que ya no haría más esos comentarios pues sabía que no eran de mi agrado y además, con la fama de puritano que tenía, seguro que me molestaría.

Creo que vio en mi una cara de extrañeza ante su comentario y, con su mejor intención, me lo aclaró. Ya sabes, todos piensan que eres un poco puritano en estos temas.

Viniendo de quien venía dicho comentario, no dí mayor importancia a sus palabras. La relación de amistad de muchísimos años nos permite hacer no solo ese comentario, sino todos los que queramos; además no ví ofensa en sus palabras; nada más lejos de su intención.

A la mañana siguiente me acordé con media sonrisa del adjetivo que, al parecer, muchos me cuelgan. Puritano. Pocos me conocen para hacer tal comentario sobre mi, y los que me conocen y lo usan muy posiblemente lo confundan con Prudente o Pudoroso, que no es lo mismo, claro está. Y según en qué temas, obviamente.

Algo falla cuando usamos terminos incorrectos para definir según qué cosas.

La semana pasada, sin ir más lejos; y permitánme otra historieta, estaba tomando café con una Concejala del Ayuntamiento de mi ciudad (San Fernando – Cádiz). Durante la conversación y en tema de humor salió el tema de las elecciones. Ella, con una picara sonrisa en sus labios, comentó que votaría a Belen Esteban si se presentaba a Presidenta. Todos sonreimos y yo, que casi no puedo estar callado, hice mi correspondiene comentario sobre su decisión electoral. Terminó el café y nos retiramos cada uno a nuestros quehaceres.

¿Qué está pasando en nuestro país? Creo que algo falla y espero estar equivocado.

Algo falla cuando España se está argentinizando a nivel económico e italianizando a nivel político. ¿Será cierto que si la señora Belen Esteban se presentara a las elcciones sacaría algún escaño? ¿No pasó algo parecido en Italia con Cicciolina? Salvando las distancias y a las personas, claro está.

Honestamente creo que para la política municipal hace falta un buen lider y un equipo fiel que trabaje duro y bien. Pero para la política autonómica y nacional considero que se necesitan políticos de calado, con peso y trayectoria; no todo vale.

Tras preguntar a muchas personas, estoy convencido de que si Belen Esteban se presentase a las elecciones sacaría su escaño. Pero permitanme leer entre líneas.

Los españoles o estamos embrutecidos o estamos cansados de una clase política que no tiene nada bueno que ofrecer, o ambas cosas. Y eso es preocupante.

Raro es el día que no sale una conversación de algún programa de televisión. Sálvame, Gran Hermano, Hombres y mujeres y viceversa, El Diario, La Noria, DEC, etc.

Y digo yo. ¿Qué necesidad tengo de ver a dos personas echando un polvo debajo de un edredon? ¿Qué narices me importa a mi lo que haga Falete con su novio? ¿Por qué en horario infantil tengo que ver ciertas escenas de dos personas que buscan novio? ¿Que narices me importan a mi los problemas de una persona y que encima saque sus trapos sucios por televisión? ¿Por qué ese acoso y derribo de ciertas cadenas a famosos? ¿A mi qué coño me importa? Menos mal que tengo el mando a distancia y la posibilidad de ver otros programas. O lo que es mejor, irme a la cama y leer un buen libro, o como ahora, sentarme a escribir. Aunque lo haga mal.

Lo peor es que, digo yo, si esos programas siguen ahí, será porque la audiencia los reclama. ¿De verdad que la gente ve eso? ¿Será que no hay nada mejor que ver? ¿Será que no hay nada mejor que hacer?

Ahora entiendo por qué la señora Belen Esteban sacaría su escaño. Creo que algo falla. ¿Y ustedes?

 

 

Por favor

Viernes, 24 de septiembre. Fiesta local en mi ciudad con motivo del bientenario de 1810. Día de la Merced; por cierto, felicidades Mercedes.

Recordaré siempre una famosa poesía del ilustre Calderón de la Barca en la que entre sus versos dice:

….Aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la fineza, la lealtad, el honor, la bizarría; el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son…

En un mundo globalizado. En pleno siglo XXI. En una sociedad culta, o eso supongo, y educada, quiero pensarlo; en la que los valores del respeto y la tolerancia entre otros afloran a nuestras bocas como fáciles eruptos y donde ésta se nos llena de palabras bonitas cuyo significado presumen que somos consecuentes con ellas; resulta que todo es mentira.

Vivimos en una sociedad muy competitiva, quizás demasiado, no sé. Desde muy jóvenes nuestros mayores nos educaron a su mejor entender y proceder, invitándonos a ser algo o alguien en la vida. De hecho, los que ya tenemos cierta edad o descendencia, procuramos incultar a nuestros hijos ese mismo criterio. ¡Hazate alguien en la vida!

La cuestión no es en sí el hecho de ser alguien en la vida, sino el cómo conseguirlo.

En general y pidiendo disculpas de antemano por si algún lector se siente ofendido, vivimos en una sociedad donde casi todo vale. Las ratas de alcantarilla estarán siempre al acecho para roer nuestros más pequeños defectos e incluso usarán como carroña nuestras mejores virtudes. Es más, serán, dentro de su “habilidad”, capaces incluso de tildarnos de algo que en realidad no somos. Llegarán, si cabe, a poner en nuestras bocas palabras que nunca hemos dicho.

La lucha por el poder, el puesto, el carguito, la amistad o incluso la aceptación social nos hace ser tan deprorablemente agresivos que incluso atentamos contra el honor y la fama de terceros, sin reparar en gastos. Lamentablemente vemos más la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio.

El exámen de conciencia es algo obsoleto; ya no se lleva ni en la más absoluta privacidad. Dormimos a pierna suelta aun a sabiendas que somos unos inútiles y que hemos conseguido algo insignificante a costa de pagar un precio demasiado caro, el honor y la fama de otro. Pero eso no nos importa. 

Por suerte, para salvar la fama y la honorabilidad, aún quedan personas dispuestas a dar la cara por otros. No olvidemos que el agraviado es, casi siempre, el último en enterarse….. como el cabrón. Son otros, ciertamente pocos pero buenos, los que salen en defensa del ofendido aún a riesgo de caer en el desprestigio.

No debemos nunca confundir el afán noble de superación con la envidia o los celos.

No obstante, se debe agradecer al charlatán que, al menos, haga que se hable de uno. Para bien o para mal pero que hablen de uno; señal de que estamos vivos.

Se agradece al charlatán que use la ignorancia como su mayor tesoro, eso dice mucho de él. La ignominia del charlatán no merece más palabras en esta bitácora.

Lo que sí es cierto es que la vida, más pronto que tarde, nos pone a cada uno en el sitio que honradamente nos merecemos y ahí, ya, no valen lágrimas.

 

 

 

 

Vuelta al cole

Nueva imagen en esta bitácora, nuevo curso académico y nuevo curso político.

Del primero y tras un año de vida, espero que los cambios no desagraden demasiado. Del segundo, esperar que nuestros estudiantes se dediquen a trabajar y, al menos, adquieran cultura y conocimientos. Del tercero…..¡ay el tercero!, pues nada, que tras haber suspendido en junio y no recuperar en septiembre, empiezan con mal pie.

A Zapatero le están creciendo los enanos. Tras la “tocata y fuga de Lolita” puesta en escena por el ex-ministro de trabajo, Sr. Corbacho, parece ser que la Sra. Garmendia, que todo sea dicho, parece que es de lo poquito que se salva en este Gobierno, se está planteando hacer borrón y cuenta nueva y reencauzar su vida en la empresa privada.

La que al parecer no se va ni con agua caliente, es más, incluso apunta hacia un ministerio es la Sra. Pajín….¡Qué Dios nos coja confesados!

Otro que se va, o mejor dicho que despiden, es el Sr. Montilla, que tras una nefasta gestión pagará el precio que se ha ganado a pulso.

Al Presidente del Gobierno le siguen creciendo los enanos en el circo. Su única salvación viene del lado de los nacionalistas vascos que, por un buen precio, están dispuestos a salvar los presupuestos y evitar el adelanto de las Elecciones Generales.

Mientras, Rubalcaba, da la imagen de reconocer las penurias de la Guardia Civil y, al parecer, pretende acceder a sus pretensiones, que todo sea dicho, son dignas de dicho reconocimiento; damasiadas horas por un sueldo miserable.

Al tiempo que los enanos crecen, al gobierno de Zapatero se le destapan las adjudicaciones “a dedo”, 13 mill/€, muy democrático y legal ¿no?, por parte de la Seguridad Social a empresas privadas, 60 mill/€ que Cultura (González-Sinde) concede/regala al cine y nueva rectificación (¿cuántas van?), de Salgado al permitir, ahora sí, a los municipios endeudarse en 2011.

Mal empieza el curso y a este paso seguro que en el primer trimestre los cates serán numerosos.

Por cierto, ya estamos en Facebook como grupo de seguidores de la bitácora “El día a día” al que, desde aquí os invito a uniros. Este es el enlace: “Seguidores de El día a día

Prohibir

Ultimamente vengo observando extrañas situaciones que me hacen pensar. Si fuera un gran pensador, orador, estadista o comunicador, posiblemente encontraría el orden y las palabras correctas para expresarme, pero lamentablemente soy un ciudadano más, de media cultura y con demasiadas ideas para saber ordenarlas consecuentemente.

No sé muy bien que dirían Platón, Aristóteles, Marx o Churchill sobre la situación a la que me referiré a continuación. Yo lo único que tengo claro es que no me gusta. No me gusta ni un pelo.

España está viviendo una situación en la que, parece ser, el Estado, dentro de su magnificiencia, se está ocupando de actuar como el buen padre de familia que los españoles de a pié deberíamos ser. Este hecho me preocupa bastante pues en una democracia consolidada, a mi entender, cuando el estado “tiene a bien” bajarse un escalón y actuar como nuestro padre, mucho me temo que podemos llegar a un absolutismo tal que se parezca demasiado a una ilogica dictadura democrática.

Más aún, las preocupaciones del Estado van siempre, a mi entender, encaminadas al bien común, al bien social, dejando, la mayoría de las veces, el trabajo a medias y con limitaciones de ciertas libertades básicas. Incluso diría que sus actuaciones van más encaminadas a un fin meramente político que social, electoralista que comunitario.

Hace unos meses ví por televisión a la Vicepresidenta del Gobierno diciendo que la política del Gobierno no era prohibir. He buscado ese video en internet pero lamentablemente no lo he encontrado, así que tendrán que fiarse de mi palabra.

La prohibición de fumar en lugares públicos trajo consigo un pequeño revuelo que, incluso, los fumadores acatamos en su día porque era comprensible. Mi humo no debe nunca afectar a los demás. Los empresarios del sector invirtieron mucho dinero en reformar sus locales. Esa inversión, ese gasto ha caido en saco roto porque ahora la prohibición se endurece.

Todos recordarán tambien la prohibición del vino, creándose en su momento una pequeña crisis en el sector vinicultor y bodeguero.

Por el bien de nuestra salud, ya no se podrán vender más productos que hagan obesos a nuestros pequeños.

La temperatura de locales públicos queda limitada a 21º en invierno y 26º en verano; así ahorramos energía y no nos resfriamos.

Para respetar todas las confesiones, se prohibe el crucifijo en las escuelas y para educar bien a mis hijos se me prohibe (perdido en tribunales) la objeción de conciencia con según qué asignatura.

En el tema del aborto se prohibe a los padres ejercer su autoridad como tal aunque su hija sea menor de edad.

Tambien se prohibe a las televisiones que en determinadas franjas horarias se muestres imágenes y contenidos que no sean educativos para los menores de edad.

La última, y en defensa del animal, se prohiben las corridas de toros en la Comunidad Catalana. 

Antes de que algunos lectores empiecen a acribillarme permitanme decirles que estoy de acuerdo con algunas de las prohibiciones, no con todas obviamente. El problema es la prohibición en sí y el posterior resultado.

Les recuerdo que, entre otras cosas, pese a las prohibiciones nuestros menores empiezan a fumar a los 13 años; claro lo hacen en la calle, asi que….

Como no pueden acceder al alcohol, y mucho menos beberlo en locales públicos, a los 14 años empiezan con el botellón y a los 16 ya están alcoholizados.

La educación sexual y preventiva es “tan buena” que a los 16 años las niñas son mayores para abortar y para conseguir la píldora del día después…. eso no está prohibido.

Algunos símbolos religiosos ajenos al catolicismo que, cuando menos, denigran a la mujer a la mínima expresión; eso tampoco está prohibido.

Si enciendo la televisión en horario infantil puedo ver como chicos y chicas buscan pareja con expresiones, imagenes y gestos que seguro que un menor puede ver ¿no?.

Insisto, no me asusto de nada, pero me asusta que el Estado sea padre.

Churras y Merinas.

Ante todo, debo reconocer que no soy demasiado amigo de las corridas de toros. No entiendo nada de toros ni de toreros y soy incapaz de ver una corrida entera por televisión.

Esta pequeña entrada me permite comentar el esperado resultado de las Cortes Catalanas al prohibir corridas de toros en esa Autonomía. Lamentablemente pienso que a ellos les da igual el toro, el torero y todo lo que conlleva esta fiesta. Es tan solo una gotita más para luchar politicamente contra el españolismo tan poco arrigado entre algunos (ciertamente son muy pocos) españoles de esa tierra que siguen enfrascados en un exacerbado antoespañolismo; insisto, lo de menos es el toro. Aunque debo reconocer que como estrategia política es buena; mientras entre todos nos peleamos y discutimos, ellos a lo suyo. O sea, entre todos lo mataron y el solito se murió.

En Andalucía, mi tierra, ocurre algo parecido. El gobierno socialista del señor Griñan, cuando puede y cuando sabe, suele lanzar bombitas de humo para seguir engañandonos y así estamos entretenidos. Total, como los andaluces somos tontos e incultos….. pues eso.

Los recortes previstos en Andalucía son estremecedores. Mientras que las subvenciones siguen alijerando las arcas nacionales y autonómicas (vease la última subvención de la Sra. Bibiana Aido que, a través del instituto de la juventud,  ha otorgado al colectivo juvenil del “lobby” gay, proximo a su partido, la suma de 55.000 € (B.O.E. de 23/07/10), en Andalucía los recortes son tambien estremecedores.

Parece ser que la palabra inversión no está muy bien vista entre las filas socialistas. Sobre todo socialistas andaluzas. Lo que no saben nuestros gobernantes autonómicos es que sin inversión no se solucionará el problema de la escasez de empleo. O sí lo saben, pero les dá igual.

Sepan ustedes que en Andalucía vamos a tener unos recortes presupuestarios de más de 4500 millones de euros. De ellos, más de 2000 millones en inversión, más de 1.700 millones en recortes sociales, etc.

Ya en la provincia de Cádiz, mi querido Cádiz, entre el gobierno central y el autonómico, nos han recortado y/o incumplido proyectos como autovías, desdobles de la nacional IV y la A-48, no ampliación de las pistas del Aeropuerto de Jerez; en empleo, los ex empleados de Delphi siguen sin recolocarse tal y como se les prometió, los trabajadores de  Navantia y Airbus no tiene asegurado su empleo para un futuro muy proximo.

Sanidad, Educación, Guarderías, Universidades, Justicia…. en fin, los recortes están tocando todos los campos posibles. Y aquí todos callados.

En San Fernando, mi ciudad, mi Isla, ha aparecido un hombre del pueblo. Conocido por algunos y reconocido por muchos, que está dispuesto a que esto cambie al menos, en lo relativo a  la politica local. Con muchos años de experiencia a sus espaldas, Diputado Autonómico y Presidente Provincial de su partido, se ha liado la manda a la cabeza y se ha puesto al frente del Partido Popular para conseguir que San Fernando, su pueblo, de enclave sin igual y privilegiado en la Bahía de Cádiz alcance unas cotas tan dignas como las que se merece y que a día de hoy no hemos conseguido.

Sus rivales políticos (PSOE y PA) están nerviosos. Saben que es un trabajador nato y que no viene a agarrarse a un sillón, que por otro lado podría tener en el Parlamento Andaluz.

La Isla necesita un cambio y José Loaiza está en el camino de conseguirlo. Lo va a conseguir. En San Fernando vamos a tener un alcalde Popular con todo lo que enbloba esa palabra. En Sevilla vamos a tener un Presidente Autonómico tambien Popular. Y en Madrid tambien. Estoy convencido de que nos quedan, como mucho, dos años de sufrimiento. Las elecciones municipales, autonomicas y nacionales serán un hito y un cambio de rumbo total.

Empecé esta entrada hablando de toros y la termino con política municipal. No me negarán que esto sí que es mezclar Churras con Merinas.

No sin mi “hiyab”.

Al final no sé muy bien si Najwa Malha podrá volver a clase, en el Instituto Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón, con el hiyab o velo islámico sobre su cabeza. El Consejo Escolar de ese Centro aprobó ayer por no modificar el reglamento que prohíbe a los alumnos llevar prendas sobre la cabeza.

En principio básicamente la cosa está muy clara. Las normas de régimen interior de los centros de educación, aprobadas por el Consejo Escolar de cada centro, formado por profesores, padres y alumnos, puede prohibir entre otras cosas, el uso de prendas como gorras, chanclas, bañadores, etc…. Recordarán que esta polémica salió hace unos meses a la luz pública porque en ciertos centros de educación a la llegada del buen tiempo los alumnos iban vestidos más para ir a la playa que para la dedicación al estudio.

Pero volvamos al hiyab (Corán 24, 31). Prenda que en sus principios servía para distinguir a las mujeres libres de las esclavas, ha evolucionando hasta convertirse, básicamente en el mundo islamista, en un símbolo de respeto y sumisión a su Dios. No olvidemos que hasta hace pocos años nuestras mujeres (madres y abuelas sobre todo) al entrar en la iglesia para orar cubrían su cabeza con un velo. Yo al menos lo he vivido y no soy tan viejo.

El hiyab o velo islámico es un código de vestimenta femenina que en sus raíces pretende cubrir la mayor parte del cuerpo. Con la evolución y la modernidad ha terminado convirtiéndose en lo que actualmente es, un velo.

Este código de vestimenta, referido en el Corán, evoluciona o se interpreta hasta tal punto que muchas mujeres islámicas lo exteriorizan con el burka o chador (Corán 33, 53-59) que todos conocemos.

Si la educación o la fe de Najwa Malha la llevaran a usar el burka en vez del hiyab como muestra de sumisión a su Dios estoy seguro que la cosa habría sido bien distinta. Y entonces me pregunto ¿habría dicho el señor Gabilondo, Ministro de Educación “En una sociedad aconfesional, no es lo mismo una identificación para un colectivo, como el crucifijo en el aula, que una seña de identidad particular y personal como el velo islámico, una seña que no atenta contra los demás”?

La polémica, lamentablemente, está servida.

La educación de mis hijos.

Hace tiempo que por una causa u otra no tengo la posibilidad de escribir en mi bitácora. Lo lamento.

Hoy retomo esta necesidad, escribir, con un tema que me preocupa y no sé muy bien como atacarlo.

Cuando me casé y decidimos tener hijos no encontré por ninguna librería especializada un manual correcto de como ser un buen padre y de cómo dar una, a mi entender, buena educación a mis hijos. Me basé en la experiencia vivida con mis padres.

Cuando hablo de educación quiero referirme tanto a la educación que los padres debemos dar en los hogares. Lo que siempre henos dicho “el saber estar” y a la educación y/o cultura básica que se debe impartir en los Centros de Enseñanza.

Ambas educaciones, si se me permite la expresión, fallan en nuestro país.

Todo el “trabajo” que hacemos los padres con nuestros hijos para que sepan comportarse, sepan estar en público, etc., la mayoría de las veces es una lucha contra corriente, ya que la sociedad les inunda con mensajes directos y subliminales de que lo más “guay”, por ejemplo, es llegar a ser como el “tio” de Gran Hermano, la que se acostó con el otro y ya es famosa y, todos ellos, acaban en un plató de televisión ganando mucho dinero, despotricando, despellejando a los demás y trabajando unas horitas al día.

 En definitiva, los valores que debemos inculcar a nuestros hijos deben ser cada día más ferreos para evitar que caigan en esa tentación. Tentación que por otro lado no es mala, cada cual sabrá lo que hace, solamente que no la queremos para nuestros hijos.

La otra educación, la cultura, el conocimiento; en definitiva el sistema educativo  tambien falla mucho en nuestro país; o más que fallar, ya hemos conseguido hundirla del todo.

En la educación de la cultura y el conocimiento, jugamos todos, Gobiernos (ya sean nacionales, autonómicos o locales), familia, profesores y, por supuesto, ellos, los chavales.

A los gobiernos, parece ser, solo les interesa que las estadísticas cuadren y que no aparezcan “numeros rojos” en el fracaso escolar. Por este motivo se incentivan las llamadas políticas educativas y se regalan ordenadores portátiles, etc. Un ejemplo muy clarito es el supuesto de repetición de curso. Un chaval que se encuentre repitiendo 2º de E.S.O., y esté a punto de tripitir, no lo hará. Simplemente pasará a 3º, por la cara (permitanme la expresión). Eso sí, en un sistema llamado curricular (o algo así). O sea, el creado para que aquellas personas con verdaderos problemas de aprendizaje, pudieran en su día tener opción a estudios de Secundaria. Hoy ese sistema se usa para evitar que las estadísticas sean negativas, crean un pelotón de “los torpes” y meten ahí no a los que verdaderamente tienen problemas, sino a los vagos que no estudian porque no les da la gana; salvo raras excepciones, claro.

Los gobernantes tambien quieren influir en la educación a través de sus ideas políticas; craso error. Pretenden la mayoría de las veces hacer las funciones de los padres y no las del Ministerio de Educación, llamese educación para la ciudadanía o este video tan lucrativo.

El profesorado, se siente la mayoría de las veces impotente ante clases muy pobladas de alumnos que más que estudiar van a clase a pasar el tiempo y a boicotear la asignatura. No obstante, no les quito culpa. El profesor, cansado se excusa muchas veces en que no tiene tiempo para nada. Si tu hijo falla, no esperes que te llame a casa y te lo diga, ese no es su problema. En la “famosa” agenda escolar solo escribes tu las justificaciones de las faltas de asistencia y las solicitudes de tutoría, él no tiene tiempo para escribirte que el niño no estudia, se comporta mal, etc. Para evitar malos comportamientos se limitan a poner partes de conducta y a sancionar…. si me permiten, ya no son aquellos educadores de mi época, son funcionarios que llegan, imparten su clase (si pueden) y se van a casa tan tranquilos. Ellos, tambien fallan.

Los padres fallamos mucho, cierto. Nos relajamos a veces, llegamos cansados del trabajo y no nos apetece discutir y otras, ciertamente, no sabemos como poder encauzar la educación de nuestros hijos.

Los chavales, ¿culpables?, claro que sí. Rotundamente sí. Carecen de los principios básicos, no se dan cuenta que sin cultura no tendrán futuro… aunque toda la culpa no es de ellos (y no los defendo). Los tres estamentos anteriormente citados somos los grandes culpables de su fracaso aunque ellos no quieran hacer nada por aprender.

Por último y como pequeña muestra de que esto no hay quien lo entienda… o al menos yo no lo entiendo, les hago partícipes de una noticia que saltó hace poco a la palestra. La Junta de Andalucía impulsará el árabe como segunda lengua extranjera en la E.S.O.  Un plan Integral que cuenta con un presupuesto de 2.500 millones de euros hasta el año 2013 y que su única pretensión es facilitar la integración del alumnado inmigrante según el III Plan Integral para la Inmigración en Andalucía 2009-2010 (PIPIA).

Y yo, pobre inculto, me pregunto ¿otra asignatura más?, ¿no sería mejor enseñar español a los inmigrantes?, no saben hablar inglés ni francés y queremos enseñar árabe a nuestros hijos, ¿habrá un IV Plan Integral para el chino?, ¿cuántos idiomas deberán aprender nuestros hijos?, ¿saben, nuestros hijos, la historia de España, o su Literatura?….

…. que verdad es que en casa del herrero, cuchara de palo. 

Ayuda por favor, que soy muy tonto.

Monumento a las libertades (Cádiz)

Monumento a las libertades (Cádiz)

Hola a tod@s; buenas noches.

Empiezo a escribir esta entrada en mi bitácora y aún no sé muy bien qué título le pondré. Solo sé que siento la necesidad de expresar algo que llevo tiempo queriendo soltar y no entiendo muy bien por qué lo he tenido guardado tanto tiempo.

El otro día, regresaba a mi oficina después de hacer unas gestiones en el centro, y al pararme en una señal de stop en un cruce, me dí cuenta de un detalle que, no sé por qué, me llamó la atención. Era un hecho cotidiano pero que en ese momento, quizás augurando lo que después pasaría atrajo mi atención. Una señora se disponía a crucar la calle por un paso de peatones; se dirigía a un contenedor de basura de papales para echar en él una caja. Un vehículo que pasaba, obviamente, se paró para dejarla cruzar y la señora, con cara muy sonriente y con gesto educado invitó al conductor del vehículo a que no se parara, dando a entender que ella le cedía el paso al conductor. Viendo su insistencia, el conductor reanudó la marcha y continuó. La señora cruzó y se dispuso a echar los papeles al contededor. Allí había un señor, que supongo que la conocería, que le hizo un comentario que realmente me sorprendió. “No seas tan generosa que el día que te atropellen nadie te ya a ayudar“. Yo que llevaba la ventanilla de mi vehículo abierta me enteré perfectamente y desde ese momento hasta hoy no me he que quitado esa frase de la cabeza; y lo que es peor, una preguntita que me hace no dejar de pensar en ello. ¿Tan intolerantes y poco solidarios somos?.

Con el codigo de circulación en la mano, sinceramente no sé si la señora hizo bien o mal; no sé si el conductor del vehículo hizo bien o mal…. en este caso eso es lo de menos ya que la educación y el civismo de ambos quedó demostrado. Fue la frase del señor la que me hizo que pensar.

No quiero ni pensar que ese hombre tuviera razón; pero ¿y si la tenía?.

Cuántas veces hemos visto un coche parado en doble fila en cualquier calle de nuestra ciudad, un coche que tenía sitio para aparcar pero como ha parado para, simplemente comprar el pan, no aparca y prefiere obstruir el tráfico aunque sólo sean “5 minutos”. Cuántas veces le hemos dado un pitido -posiblemente intolerante- porque la cola de vehículos parados es ya muy larga, y al salir de la panadería su respuesta ha sido -en nuestro amado andaluz- ¿Qué quiere cohone?. (perdón por la falta de ortografía).

Cuántas veces vemos los contenedores de las obras llenos de basura orgánica y/o inorgánica por no andar unos metros más y echarla donde corresponde.

Cuántas veces vemos que en un paso de peatones, cuando hay personas paradas para cruzar, hay vehículos que incluso aceleran para evitar pararse.

Cuántas veces vemos a esas madres recoger a sus niños pequeños del colegio, llevarlos sueltos, el niño -natural, si es muy chico y quiere jugar- salir corriendo, casi atropellarlo un coche y la “santa madre que lo parió”, reñirle y darle un azote en el culete…. Señora, por favor, que solo tiene 3 años, habría que darle a vd.

Cuantas veces hemos visto a alguna persona con una bandera de españa con el ágila (del antiguo régimen) -entiendo que si no ilegal, al menos sí alegal- y le hemos echado las mil maldiciones.

Cuantas veces hemos visto a alguna persona con una bandera republicana (tricolor) -entiendo que si no ilegal, al menos sí alegal- y casi que le “hacemos la ola” ¿pues no es el mismo supuesto que el párrafo anterior?.

Cuantas veces nos hemos quedado roncos gritando el tan traido y llevado “No a la guerra” -que por supuesto estoy de acuerdo- y cuando nuestros soldados mueren en “Acciones humanitarias”, lo vemos … algo así como más “legal”. Por favor que alguien me defina Guerra, que soy muy tonto.

Por cierto, dónde están esos, a mi entender tan mal llamados personas de la cultura, que antes gritaban tanto y ahora despues de cobrar suculentas subvenciones se han quedado afónicos. Y prefiero no dar nombres.

Dónde está la educación, dónde está la tolerancia, dónde está la convivencia, dónde; que soy muy tonto y no lo sé.

PD. Ya sé el título que voy a poner.

 

Ya lo sabiamos…¿no?

Esta mañana, mientras me tomaba el café en el bar del barrio y ojeaba la prensa vi el encabezado de un pequeño artículo que más o menos venia a decir esto “”el 60% de los menores que acosan en el colegio, acaban cometiendo un delito“”.

A primera vista, no debería sorprenderme, puesto que en la sociedad en la que vivimos, llena de malas noticias a todas horas del día, esta sería, si cabe, una más.

Sin embargo, a lo largo de la mañana no podía quitarme de la mente aquello que había leido horas antes. No he parado de pensar en un por qué. Nadie está libre de tener un hijo que aspira a futuro delincuente. Es más, algunos de nosotros conocemos, posiblemente, más de un caso. Pero, insisto, ¿por qué?. Por qué ese porcentaje tan alto; estamos hablando de que seis de cada diez  cometerán delito. ¿No es esto muy fuerte? (permitidme la expresión).

¿es este su futuro?

¿es este su futuro?

No pienso “echar balones fuera”. Creo que los padres tenemos, si no gran parte de culpa, sí al menos, el comienzo de la misma; me explicaré con un ejemplo muy tonto pero que puede ser significativo; o al menos eso creo.

Tengo un hijo que no me estudia nada (ya sabemos que está en esa edad tan difícil); en su colegio o instituto le han hecho varios partes por su mal comportamiento (a mi niño es que le tienen manía ¿verdad hijo?); no pienso ir a ver a su tutor porque yo sé que mi hijo es bueno… aunque un poco flojo (total, para que me diga lo de siempre); me lo han expulsado dos días del centro (¡ya se lo he dicho! si no quieres estudiar… a trabajar); por las tardes, sin tocar un libro, sale todos los días a la calle y llega cuando le da la gana (¡hombre!, quién no ha sido joven); hay días que ni sale, se pone con su internet…. (no sé lo que le ha visto a ese ordenador); en el primer trimestre le han quedado seis cates….. y por Reyes, le hemos puesto la Play Station y le hemos comprado una moto.

Los padres, quizás por el simple hecho de serlos, cometemos, bajo mi punto de vista, el gran error de perdonar casi lo imperdonable (entiendaseme la expresión) sobre todo exculpándonos de nuestra propia culpa en base a que “si lo hacen sus amigos”, “hoy en día estos niños son todos iguales”… y demás excusas.

Por otro lado, la sociedad, casi que ve con buenos ojos que nuestros jovenes “tengan libertad”. Una libertad mal entendida, basada en la falta de modos, de educación, de formas, de maneras, de respeto, de saber estar, etc.

Los educadores y profesores han pasado de usar la regla o el palo para pegar, a estar completamente indefensos ante unos individuos totalmente protegidos de sus impunidades.  

Y ahora, nos llevamos las manos a la cabeza porque el porcentaje de jovenes con un camino erróneo es muy alto.

Ya lo sabiamos… ¿no?.

Antonio Martínez.

 

La importancia de los símbolos.

Rey_Cayo_Lara_reunen_primera_vezEmpiezo hoy haciendo especial hincapié en la importancia de los símbolos, del saber estar y del comportamiento.

Hace tan sólo dos días me sorprendió la noticia de que el señor D. Cayo Lara, coordinador de Izquiera Unida visitaba a Su Majestad el Rey. Hasta ahí todo bien. La noticia en sí misma no era la visita, sino cómo se presentó este señor ante Su Majestad. Sin corbata y con una insignia de la bandera republicana prendida de la solapa de su chaqueta. Esa fue la gran noticia.

Aunque para ser sinceros debo decir que, personalmente me da exactamente igual como vista este señor, no considero que sea aceptable cómo se presentó ante el Rey.

Las formas son mucho hoy en día, o almenos, deberían serlo. Más aún si son ante la máxima Autoridad constitucional de este pais.

En base a la liberdad de expresión, sinceramente, no me imagino a nadie presenarse ante Su Santidad, el Papa romano vestido en pantalones vaqueros y camiseta de nike, por ejemplo, y una chapita de “I love Satan” prendida de su camiseta. Todo el mudo pondría el grito en el cielo, no en sí por la vestimenta, sino por ante quien la presentas.

En el caso que hoy me ocupa ocurre lo mismo. Si el protocolo te aconseja llevar corbata ante Su Majestad, qué trabajo te cuesta ponértela, ¿o es que vas a ser más de izquierdas si no la llevas?.

Si la bandera de España tiene dos colores – señores, dos -, y vivimos en un pais con una monarquía parlamenaria y constitucional, por mucho que uno sea republicano, que me parece muy bien, ¿a cuento de qué presenarse ante el monarca con un símbolo que, precisamente no aboga por él?.

Las reglas del saber estar se han roto; ahora cada uno puede hacer y decir lo que quiera sin preocuparle absolutamente nada de nada.

No quiero imaginarme qué habría sucedido si en vez de ser el lider de Izquiera Unida hubiese sido el de un partido ultraderechista y se hubiese presentado con la bandera del “aguila”. Los gritos habrian ensordecido a todo el país, que si facha, nazi, etc. Pues igual ocurre en este caso. El señor Lara, con lo mayorcito que parece, debería haber tenido un poco más de sentido común y haber tenido la cordura suficiente para saber que los símbolos sí importan.

Ante estas letras habrá personas que se sientan identificadas y, por supuesto, detractores….. qué le vamos a hacer.

Como dijo el de Navia, Don Ramón de Campoamor, en este mundo traidor, nada es verdad, ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira.