Dolor de corazón.

Muchos de ustedes, y más tras leer la presentación de esta bitácora, sabrán que durante muchos años presté mis servicios en La Armada Española, donde finalicé, lamentablemente por causas de salud como Suboficial.

Dí lo mejor de mí a La Armada y por consiguiente a mi País. Nunca destaqué como un gran estudiante, yo diría normalito y del montón.

Siempre fuí leal a La Armada, a mis superiores, compañeros y subordinados en cada etapa que pasé.

Cada día que pasa, ya hace más de diez años que dejé La Armada, la echo de menos. El mero hecho de ponerme el uniforme, calarme la gorra e ir a mi destino suponía una alegría y un orgullo que dificilmente pueda comparar y que no he vuelto a sentir.

Muchos, tras abandonar la Armada, parece que les falta tiempo para empezar a criticarla. Nada más lejos de mi intención, sino todo lo contrario. Los buenos y malos momentos que allí pasé me hicieron ser más maduro, más trabajador, más honrado…… Los valores que en la Armada me inculcaron aún están presentes en mi vida diaria. Eso nunca lo olvidaré y, me enorgullezco de ellos.

Por eso me duele tanto lo que ahora les voy a contar.

Como por arte de magia (diré el pecado pero nunca el pecador), caen en mis manos las notas finales de los aspirantes admitidos para el acceso a la Escala de Suboficiales tanto de la Armada como de la Infantería de Marina.

Estas notas son el resultado de una promoción interna entre soldados y marineros profesionales con los empleos militares de Soldado/Marinero, Cabo y Cabo 1º. A día de la fecha no pueden acceder civiles; quién sabe lo que ocurrirá en el futuro.

Las pruebas o exámenes fueron convocadas por Resolución de la Subsecretaría de Defensa.

Para poder acceder a los Centros Docentes Militares y ser Suboficial, se deben superar una serie de preubas tales como, Concurso (donde se valora el currículum del aspirante, tiempo de servicio, destinos en unidades operativas, condecoraciones, etc), Exámenes culturales (Matemáticas, Fisica, Lengua y Literatura, Prueba psicológica, Inglés, Geografía e Historia), Exámenes de caracter militar, Exámen teórico de Especialidad, Exámen práctico de Especialidad, Reconocimiento Médico y Pruebas físicas.

Estos ejercicios se puntuan, excepto el de Concurso, de la siguiente forma:

– Ej. 1. Ciencias matemáticas y físicas (máximo 10 puntos).

– Ej. 2. Lengua Castellana y Literarura (máximo 10 puntos).

– Ej. 3. Prueba psicológica (Máximo 5 puntos).

– Ej. 5. Lengua Inglesa (Máximo 6 puntos).

– Ej. 6. Conocimientos Militares de carácter general (Máximo 2 puntos).

– Ej. 7. Geografía e Historia de España (Máximo 2 puntos).

– Ej. 8. Teorico de Especialidad (Máximo 10 puntos).

– Ej. 9. Práctico de Especialidad (Máximo 10 puntos).

– (RN) Reconocimiento médico y (EF) pruebas físicas (apto o no apto).

Al mirar las listas de admitidos, observo con gran sorpresa notas como estas que les indico a continuación (la mayoría son así. No se asusten)

Concurso           Ej.1           Ej.2           Ej.3           Ej.5           Ej.6           Ej.7           Ej.8           Ej.9           RN           EF

10,718              3,248      4,208      2,234        1,954      0,889      0,867       3,133        0,000          A             N

13,555              0,000    2,875       1,223        0,636      0,607     0,467       2,533        1,783           A             A

23,566             2,820      3,083      2,766        2,091       1,022     1,100       2,333         2,250          A            A

…..Bueno, para qué seguir. De pena. Estas notas corresponden a personas que dentro de dos años serán Suboficiales, ahí es ná.

Y el caso es que en la política gubernamental de crubrir puestos, de que las estadísticas sean buenas, de que los números cuadren, …… pues eso, vale cualquiera aunque no esté preparado.

Como contrapartida, se está deteriorando un cuerpo al que siempre amé. Los Suboficiales que están trabajando y dejándose la piel en su empeño, intentando hacer casi lo imposible para que todo salga bien. Los Oficiales, que auxiliados por los Suboficiales, son los mandos y los responsables de nuestros buques……¡Qué Dios coja a ambos confesados!.

Desde esta humilde bitácora, mi denuncia ante la vergonzosa actuación de nuestros gobernantes, de la Ministra de Defensa y todos sus jerifaltes chupopteros y mi más sincero apoyo, respeto y admiración a mis antiguos compañeros Oficiales, Suboficiales, Cabos Primeros, Cabos y Marineros. 

Que la Virgen del Carmen, Estrella de los Mares, os guíe y tengais buena mar. 

 

 

Por el mar corren las liebres…

Pinocho

Querido nieto, decía el abuelo antes de empezar su historia. Hace mucho, mucho tiempo, en un reino hoy olvidado, existió  un hombre que se dedicaba a contar historias que parecian verdad.

 
Un día, un pesquero de ese reino se encontraba navegando por aguas muy lejanas cuando, de repente, se vio sorprendido por una embarcación de piratas.
 
Los piratas abordaron el pesquero y pidieron un rescate millonario por él. Todo el país se conmocionó. Los medios de comunicación, el gobierno, el rey, la oposición, el pueblo llano, las familias…. el mundo de la cultura (artistas, dobladores, cantantes….etc), no. Automáticamente dos buques de la Armada Real estubieron escoltando al pesquero en todo momento.
 
El gobierno de la nación que estaba presidido por Pinocho se dedicó a liarla y liarla y, nadie veía una salida fácil a aquella situación. Por fín, un día, se pagó el rescate; unos 2,5 millones de monedas de oro.
 
Enseguida, el Presidente Pinocho, la Vicepresidenta Bella y la Ministra de Defensa del reino, Caperucita dijeron al país que todo había acabado.
Tambien dijero que los piratas habían abandonado la embarcación y empezaron a huir.
 
Dijeron que los dos buques de la Armada Real, que tenia helicópteros, ametralladoras y marinos muy bien preparados intentaron capturar a los piratas en su huida, pero no lo consiguieron.
 
Los piratas tenían una pequeña embarcación a motor y algunas armas. Su embarcación corría menos que los buques de la Armada, su potencial armamentístico era inferior, no tenían helicópteros y, estaban muy lejos de la costa. Pero así y todo escaparon.
 
El pueblo supo enseguida que Pinocho les había vuelto a mentir. No habían dado la orden de apresar a esos piratas, sino todo lo contrario.
 
Al final, los piratas se escaparon con el dinero y el reino quedó ante todo el mundo como un país que no defendía a los suyos ni a su dinero. Como un país cobarde.
Pasaron los días y como todos los piratas se enteraron de lo que había pasado, dedicieron atacar solamente a los barcos de ese reino, ya que sabían que seguro saldría todo bien para sus intereses.
 
Como el pueblo no era tonto, Pinocho pagó muy caras sus mentiras. Bella y Caperucita Roja tambien fueron castigadas, y nombraron presidente a Gepeto, que era el único que no era mentiroso.
 
Moraleja, no mientas que al final, se coje a un mentiroso antes que a un cojo.
 
… y colorín colorado, este cuento se ha acabado.