Prohibir

Ultimamente vengo observando extrañas situaciones que me hacen pensar. Si fuera un gran pensador, orador, estadista o comunicador, posiblemente encontraría el orden y las palabras correctas para expresarme, pero lamentablemente soy un ciudadano más, de media cultura y con demasiadas ideas para saber ordenarlas consecuentemente.

No sé muy bien que dirían Platón, Aristóteles, Marx o Churchill sobre la situación a la que me referiré a continuación. Yo lo único que tengo claro es que no me gusta. No me gusta ni un pelo.

España está viviendo una situación en la que, parece ser, el Estado, dentro de su magnificiencia, se está ocupando de actuar como el buen padre de familia que los españoles de a pié deberíamos ser. Este hecho me preocupa bastante pues en una democracia consolidada, a mi entender, cuando el estado “tiene a bien” bajarse un escalón y actuar como nuestro padre, mucho me temo que podemos llegar a un absolutismo tal que se parezca demasiado a una ilogica dictadura democrática.

Más aún, las preocupaciones del Estado van siempre, a mi entender, encaminadas al bien común, al bien social, dejando, la mayoría de las veces, el trabajo a medias y con limitaciones de ciertas libertades básicas. Incluso diría que sus actuaciones van más encaminadas a un fin meramente político que social, electoralista que comunitario.

Hace unos meses ví por televisión a la Vicepresidenta del Gobierno diciendo que la política del Gobierno no era prohibir. He buscado ese video en internet pero lamentablemente no lo he encontrado, así que tendrán que fiarse de mi palabra.

La prohibición de fumar en lugares públicos trajo consigo un pequeño revuelo que, incluso, los fumadores acatamos en su día porque era comprensible. Mi humo no debe nunca afectar a los demás. Los empresarios del sector invirtieron mucho dinero en reformar sus locales. Esa inversión, ese gasto ha caido en saco roto porque ahora la prohibición se endurece.

Todos recordarán tambien la prohibición del vino, creándose en su momento una pequeña crisis en el sector vinicultor y bodeguero.

Por el bien de nuestra salud, ya no se podrán vender más productos que hagan obesos a nuestros pequeños.

La temperatura de locales públicos queda limitada a 21º en invierno y 26º en verano; así ahorramos energía y no nos resfriamos.

Para respetar todas las confesiones, se prohibe el crucifijo en las escuelas y para educar bien a mis hijos se me prohibe (perdido en tribunales) la objeción de conciencia con según qué asignatura.

En el tema del aborto se prohibe a los padres ejercer su autoridad como tal aunque su hija sea menor de edad.

Tambien se prohibe a las televisiones que en determinadas franjas horarias se muestres imágenes y contenidos que no sean educativos para los menores de edad.

La última, y en defensa del animal, se prohiben las corridas de toros en la Comunidad Catalana. 

Antes de que algunos lectores empiecen a acribillarme permitanme decirles que estoy de acuerdo con algunas de las prohibiciones, no con todas obviamente. El problema es la prohibición en sí y el posterior resultado.

Les recuerdo que, entre otras cosas, pese a las prohibiciones nuestros menores empiezan a fumar a los 13 años; claro lo hacen en la calle, asi que….

Como no pueden acceder al alcohol, y mucho menos beberlo en locales públicos, a los 14 años empiezan con el botellón y a los 16 ya están alcoholizados.

La educación sexual y preventiva es “tan buena” que a los 16 años las niñas son mayores para abortar y para conseguir la píldora del día después…. eso no está prohibido.

Algunos símbolos religiosos ajenos al catolicismo que, cuando menos, denigran a la mujer a la mínima expresión; eso tampoco está prohibido.

Si enciendo la televisión en horario infantil puedo ver como chicos y chicas buscan pareja con expresiones, imagenes y gestos que seguro que un menor puede ver ¿no?.

Insisto, no me asusto de nada, pero me asusta que el Estado sea padre.

Anuncios

Verdades a medias

A las 8 semanas

A las 8 semanas

Ayer, durante la reunión del Comité Federal del Partido Socialista Obrero Español, el Sr. Rodríguez Zapatero volvió a ocultar la verdad, como siempre.
 
Tuve la santa paciecia de verlo por televisión y realmente me superó; palabras vacías, sin fondo, filosofía barata y verdades a medias.
 
Realmente me indignó cuando,en un tema tan sensible para la sociedad como la nueva ley del aborto, el Sr. Rodríguez Zapatero se descolgó diciendo que estaba muy satisfecho porque el Consejo de Estado había declarado constitucional dicha ley en el sistema de plazos.
 
Lo que el Sr. Rodríguez Zapatero no dijo fue que el Consejo Fiscal, también consultado, emitió un informe desfavorable y el Consejo General del Poder Judicial, por primera vez en la historia, ni si quiera informó, ya que sus miembros no consiguieron llegar a un acuerdo.
 
Tampoco dijo que el informe del Consejo Fiscal emitió informe desfavorable porque el anteproyecto del Gobierno se considera anticonstitucional por la desprotección del “nasciturus” (fecundado y no nacido); con lo cual no podia hablarse de un derecho al aborto.
 
Según reiterada jurisprudencia, el aborto es la muerte maliciosa de un feto o producto de la concepción humana, bién cuando se le priva de la vida intrauterina, dentro todavia del claustro materno, bien cuando se llega al mismo fin con el empleo de medios que provoquen la expulsión prematura, prodiciendose la muerte en el exterior por falta de condiciones de viabilidad.
 
El Tribunal Constitucional en su sentencia 53/85 protege la vida del nasciturus como el bién jurídico protegido ante un delito contra la vida humana dependiente.
 
A las 12 semanas

A las 12 semanas

Así también, podemos entender que la fase de nasciturus, fecundando y no nacido, es una fase previa e inicial del ser humano en la que, según el parrafo segundo del artículo 29 de nuestro Código Civil, el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables siempre que nazca con las condiciones que expresa el artículo 30 de dicho Código; esto es: que el feto tuviera figura humana y que viviera al menos 24 horas enteramente desprendido del seno materno. Se entiende por efectos favorables todo aquello que comporte una adquisición de derechos… ¿ la vida lo es…?.
 
En nuestro país, nos guste o no (no voy a entrar en esa cuestión porque cada uno tendra su propia opinión), tenemos una legislación que permite el aborto de tres tipos:
* Terapéutico. Básicamente cuando corre peligro la vida de la madre, su salud  física o psíquica. No hay plazos.
* Ético. Básicamente por agresión sexual. Tendrá lugar entre las 22 primeras semanas de gestación. 
* Eugenésico. Cuando se presume que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas. Tendrá luegar entre las 12 primeras semanas de gestación.
 
Estos tres supuestos, friamente y sin entrar en ideologías o creencias, pueden llegar a entenderse.
 
Pero ahora, el Gobiero, encabezado por la Sra. Ministra de Igualdad, se descuelga con un anteproyecto de ley (que pretende llevar al Consejo de Ministros del proximo viernes 25 de septiembre), en el que se abre la puerta a un “aborto libre” a las menores de edad en base a una ley de plazos más o menos admisible, allá cada cual, y dos principios, a mi entender, anticostitucionales, como son; la desprotección del nasceratus y la reducción de los derechos alcanzables con la mayoria de edad.
 
No obstante todo lo anterior, en nuestras conciencias quedará.
 
Antonio Martínez
(ver entrada de 3 de septiembre de 2009)

 

 

 

 

 

 

 

¿Nueva legislación sobre el aborto?

Bibiana AidoNo pretendo en estas linea descubrir nada sobre el aborto. A unos les parecerá bien eso de abortar y a otros no, eso va en los principios de cada cual y en la libertad de la persona. Lo que sí me parece algo inaudito es que se pretenda “sacar” una Ley en la que se permite el aborto a las menores que tenga 16 años, en base a una justificación como la que dijo la Sra. Ministra de Igualdad “..si son mayores para casarse lo son para abortar..” (más o menos).

Si con 16 años una niña-mujer (que cada cual escoja su palabra preferida) puede abortar sin consentimiento paterno, supongo que será lo suficientemente adulta como para beber alcohol, ponerse un piercing (¿se escribe así?), desaparecer de casa sin avisar, ir al cine a ver una pelicula XXX, ir de excursión a Granada con el colegio, faltar a clase injustificadamente….. todo ello sin que los padres sepamos nada, claro.

Pero, si es mayor para casarse, el padre de la criaturita que lleve dentro, que puede que tenga la misma edad que ella, tambien será mayor para hacer lo mismo, beber, etc… ¿incluso conducir?. Jo, que mayores son nuestros peques.

Aunque digo yo, si en España con 14 años ya se pueden tener relaciones sexuales, ¿no se habrá equivocado la Ministra en uno o dos años?, ¿será un error tipográfico y en vez de 16 quiso decir 14 ó 15?…

Pues ahi queda, mayores para una cosa, menores para otra y los padres… como siembre, sin enterarse de nada.