Ya he pagado.

Erase una vez que se era…….. De esta forma comenzaba mi padre a contarme cuentos en aquellos viajes familiares cuando las horas de coche y el aburrimiento empezaban a hacer mella en mi comportamiento dentro del vehículo.

Pues bien, érase una vez que, por circunstancias familiares, me tocó ejercer de tio y llevar a mi sobrina de 5 años al colegio. Como tantas veces, senté a la pequeña en su silla y le abroché el cinturón de seguridad. Durante el trayecto, como siempre, iba contándome cosas de Princess Beauty, La bella durmiente y las Super nenas.

Al llegar al Colegio, casi a media altura de la calle, avisté a un “cazador”, en su puesto del coto, con una indumentaria apropiada al efecto (azul y amarillo feflectante), vamos como para no verlo.

Aparco el vehículo a varios metro del “puesto” y nada más apearme recibo dos descargas de perdigones que me destrozan la espalda. ¿El motivo? Circular por esa calle en la franja horaria de la entrada de niños al colegio. Hasta ahí, todo bien; me merecía los dos tiros.

Dejé mi permiso de circulación al Agente y llevé a mi sobrinita a la puerta del colegio. Al volver a dirigirme a la mencionada autoridad para recoger la “papeletita” de la sanción, ya tenía una notable cola de vehículos que habían caido por sus descargas. Como no planté cara, tubo a bien sancionarme con la infracción más leve, ¡hombre, gracias!.

Fueron muchas las “piezas cobradas” aquel día. El “puesto de caza” se vio, seguro, bien amortizado. El afán recaudatorio se notó a leguas, eso fue lo indignante. El “cazador” en cuestión se limitaba a cumplir órdenes y las órdenes eran tirar a matar. No dar opciones. No informar de que hacía un par de semanas habían puesto el cartelito de la prohibición y claro, con la inercia del día a día, sabían positivamente que caerían muchas piezas. Así nos vá. Muchos ayuntamientos están escasillos de dinero y sus deudas (51 millones de euros, más o menos) hay que pagarla de alguna forma, las cuentas deben salir.

Hoy he pagado 40.- € gracias a la bonificación del 50%. Ya, el Ayuntamiento, tiene mas cash para gastarlo…… no sé, por ejemplo…… en botica.