Será porque lo he “mamao”.

Cruz de Guía

Ya huele a jazmín y azahar. Ya es primavera. Pronto, muy pronto, los aromas de la primavera se mezclarán con el incienso e inundarán nuestras calles.

Desde la  Huelva marinera, a la Almería cofrade, pasando por cada una de nuestras ciudades y pueblos,  Andalucía, la tierra de María Santísima está a punto de estrenar una nueva Semana Santa.

Desde la Entrada en Jerusalén (la borriquita) hasta el Santo Entierro o El Resucitado, nuestras calles se visten de gala para recibir una de las semanas más importantes del año.

Dirán ustedes que cómo una persona que no cree en la existencia de Dios, puede hablar así de nuestra Semana Grande. Señores, es que “lo he mamao”.

Ya sea el azul y blanco de “la Hiniesta” de Sevilla, el blanco del “Transporte”, o el negro de las “Tres Caidas” de Jerez, desde que tengo uso de razón, insisto, lo he mamao.

No pasa un Domingo de Ramos que no quiera volver a Jerez a ver salir a la Hermandad del Transporte. La imagen del Señor ante el desprecio de Herodes, acompañado en el palio por esa preciosidad de Virgen, me hace recordar aquellos años mozos, cuando mi cuerpo me permitía ser costero del paso de misterio en la sexta trabajadera. Esas nueve horas de masoquismo, llevando sobre mis hombros al Señor de la Merced, ….. nunca lo olvidaré.

Ntro. Padre Jesus del Desconsuelo ante el Desprecio de Herodes. Hermandad del Transporte.

Como tampoco olvidaré la cruz del Señor en sus Tres Caidas, que desde la Iglesia de San Lucas salía a la calle, cada Miércoles Santo, acompañado de miles de jerezanos.

Y, es que en Andalucía, tenemos la suerte de, aun sin ser creyentes, vivir la cultura y las raices de nuestro pueblo, como si fueramos el mejor de los creyentes. Aquí cabemos todos.

Las calles llenas de aromas semanasanteros. Las tardes más largas, pareciendo que hasta el mismo sol quere favorecernos con más luz para así disfrutar más de estos días. Las familias en la calle, que hay que llevar a los niños a ver los pasos. Ellas y ellos muy arreglados, que la ocasión asi lo pide. Los niños… los niños locos de contento, con sus ojitos brillantes, pues desde la cruz de guía hasta el último tambor del paso de palio, no quieren perder detalle. Los chiquillos miran fijamente los ojos de los nazarenos pidiéndoles, sin decir nada, permiso para poder pillar un poco de cera que cae del cirio. Miran fijamente los pies descalzos del penitente y, instintivamente, vuelven la vista a su madre como diciendo “mamá, ¿has visto a ese penitente como va?. La madre, que no le pierde la vista, lo mira, asiente y sonríe.

Jesús Nazareno. San Fernando. "El viejo"

Semana Santa andaluza, un mundo dentro de este. Una amalgama de culturas que hacen de nuestra Semana Grande algo tan especial que, incluso hay que ser andaluz para poder entenderla. No sin ello, brindando a los foraneos nuestra hospitalidad y nuestra mejor sonrisa para que, en la medida de lo posible la disfruten y la entiendan.

Y cuando digo que la entiendan, me refiero a todo, incluso al lenguaje, si no, digamosle a nuestros invitados qué es un bacalao, una levantá, una chicotá, una trepá, o uncluso metámoslos en una bulla.

Hay que ser andaluz para entenderlo y aún así, es dificil. Cómo podremos explicar que un niño muy pequeño se ponga una túnica, un capirote y aún en el carrito y empujado por su madre, ya esté haciendo su primera estación de penitencia. Cómo podremos explicar que incluso los no creyentes amemos nuestra Semana Santa. Cómo explicar que un cargaor o costalero sea capaz de soportar más de 40 kilos sobre sus hombros durante tantas horas. Eso no se puede explicar, eso hay que mamarlo desde chiquitito.

Se llenan las calles, los bares y las cornetas y tambores nos avisan que el paso ya está ahi. Y nos asomamos a verlo, y tragamos saliba y el bello se nos pone de punta y casi se salta una lágrima no sabemos muy bien por qué. Y el corazón en un puño nos dice que no te lo lleves todavía, que lo dejes ahí un poco más, que quiero verlo mejor, que quiero oir a los cargaores ahí abajo. Y cuando llega el “palio”, ¡párala ahí!, déjame enamorarme de esa cara y casi vuelvo a creer…… y si la meces…. si la meces, me has ganao.

Y ustedes dirán, si este no cree, cómo escribe esto. Pues no lo sé, será porque lo he mamao.

Buenas noches.

 

  

 

Anuncios

5 comentarios en “Será porque lo he “mamao”.

  1. Antonio, qué bonito lo has escrito. Gracias, muchas gracias por este post. En cuanto a lo de mamar, siempre queda. Además la Virgen es la Virgen y la llevamos en el corazón incluso…¿los no creyentes? A Ella te encomiendo:)
    Un cordial salu2 y …¡ojalá que no llueva!
    Luisa

    • Luisa muchísimas gracias por tu comentario. Como siempre sabes usar las palabras correctas para hacerme sentir bien.

      Un fuerte abrazo.

  2. soy costalero del palio del transporte voy en la 2 estoy deseando que llege mañana para llevarla en mis hombros y este año tenemos las vanvalinas bordadas por dentro vaya cosa bonita te e agregado a mis amigos en face book cuando estes solo podemos hablar de semana santa

  3. Hola. muy bonito el homenaje a la semana santa que haces. me gusta, me gusta. solo una puntualización, en la Isla, al nazareno no se le conoce como “el viejo”, eso tal vez lo digan unos cuantos…pero si preguntas a los cargadores o a cualquiera que este metido en el mundillo de la semana santa de la isla, ya verás que te dicen que se le apoda “el pilao”, por su parecido con ese personaje de la isla.
    un saludo

  4. Pingback: Los números de 2010 « El día a día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s