Mi amigo Rafa.

El Corfú II

Permitánme que esta noche no toque temas hirientes, políticos o de actualidad. Esta noche quiero dedicarle esta entrada a mi amigo Rafael Federico (aunque a él no le guste que le diga Federico). 

Lo conocí allá por el año 1992 y aunque debo reconocer que la primera impresión no fue muy buena, siempre fue una persona que me atrajó y llamó la atención.

Su aspecto de seguridad me dejaba perplejo, parecía que lo sabía todo -aunque no era prepotente-, su innato don de gentes me gustaba, en fin, son de esas personas que no te dejan indiferentes, o te cae bien, o no lo puedes soportar.

A mi, como he comentado antes, no me hizo mucha gracia a primera vista, pero decidí darle y darme una segunda oportunidad.

Volví a topar con Rafa cuatro años más tarde; y debo reconocer que fue ahí cuando verdaderamente conocí a la gran persona que lleva dentro.

Durante el año 1996 nos estuvimos preparando para un trabajo que implicaba mucha dedicación y responsabilidad.

El trabajo en cuestión duró, aparte de los preparativos, todo un año. Desde septiembre del 97 a septiembre del 98.

Juntos visitamos casi toda Europa. Desde Rumanía y Bulgaria hasta el norte de Europa, pasando por todo el mar Mediterráneo. Nuestro trabajo fue duro. Muchos días lejos de nuestras familias. Debiamos demostrar a muchos que nuestro país estaba a la altura de las circunstancias y de lo que se nos exigia. Y lo hicimos.

En nuestros ratos libres leiamos, visitabamos ciudades, montabamos en bicicleta, saliamos a cenar…. siempre juntos. Pasamos muy buenos momentos. Obviamente algunos momentos no eran tan buenos, pero nos apoyabamos y ayudabamos. El siempre estuvo ahí, y creo que yo tambien.

De Rafa, lo que más y mejor recuerdo era su independencia y el amor por sus hijas. Era capaz de dejarte plantado y no ofenderte. Todos sabiamos como era Rafa. Nunca te obligaba a nada. Estaba en el “grupo”, pero no estaba. Se adaptaba a todos, a mi más. Pero nunca te obligaba. Si querias ir con él, ibas. Si no, el se iba solo y no pasaba nada. Era impresionante.

De regreso a España, cada uno tomamos nuestro camino, aunque las llamadas de telefono y alguna visita que otra nunca faltaron. El quería libertad, independencia, vivir su vida, estar con los que le quieren…. y el muy pájaro ¡lo ha conseguido! Y yo soy muy feliz por el.

En Málaga tiene su gran pasión (aparte de sus hijas, claro). El Corfú II y la mar. Su blog Corfú II, recibe innumerables visitas.

En breve partirá a un viaje por las islas griegas y ha estado buscando amigos que quieran ir con él y de paso, obviamente, soportar los gastos del viaje. Ya le he dicho que no puedo ir, aunque me gustaría mucho. Sé que estaremos en contacto y que me tendrá como “base logística” por si pasa algo.

Pero lo más importante es que Rafa no hace mal a nadie. Rafa vive su vida, su libertad, su pasión. Él está al margen de muchos problemas, de las nimiezas que otros tenemos. Rafa es feliz con los que le quieren y no necesita más….¡con qué poco se conforma!.

Rafa es, un gran hombre.

Buena mar, amigo.

Anuncios

10 comentarios en “Mi amigo Rafa.

  1. Me has emocionado y me ha encantado poder tener este momento y sentirme aún más orgullosa, si cabe, de lo que he estado siempre. Siempre ha estado ahí aunque las circunstancias fueran totalmente adversas.

    Es un orgullo para mi decir que ese hombre y sobre todo persona de la que escribes es MI PADRE.

    • Aunque te conozco de foto (eras una pequeñaja), habrás cambiado y sé que ya eres toda una mujer.

      Puedo decir muchas más cosas de él, y todas buenas. Creo que, humildemente, se merecía una mención en esta bitácora.
      Un abrazo.

  2. Me ha gustado mucho tus sentimientos hacia rafa corfú. Imagino la intensidad de mociones en los momentos compartidos, en esas circunstancias especiales.
    Yo solo soy una lectora ocasional, pero te felicito. Tus palabras hacen mucho bien.
    Gracias
    Marilina

  3. La vida nos da cosas así, sin esperarlo. Cosas que nos devuelven a esa vida que a veces parece que se nos escurre.
    Amigo Antonio, hacia meses que no hablabamos, no podias saber el momento que vivo, ni lo oportuno de tu “regalo”, lo que duplica su valor, aunque eso solo lo pueda saber yo. Apenas nos hemos visto en estos ultimos 10 años, pero el huequito que me has ofrecido en tu corazon me llena de orgullo.
    Hoy, amigo, soy un poco mas feliz, gracias a ti.
    Un fuerte abrazo.
    Rafa

  4. Hola unwuakeable: Cada uno cuenta la feria según le va, y obviamente a ti parece que en el terreno de la amistad no te ha ido muy bien.
    Hace tiempo me di cuenta de algo que oí por ahi, “los amigos son como las estrellas, aunque a veces no los veas, ahi están”. Incluso tu puede que los tengas, sin saberlo, o sin quererlo. Todos hemos sufrido desengaños amistosos, traiciones incluso. Pero nada de eso niega la existencia de tan preciado bien.
    Puedo decirte, aunque sé que no te causará ni frio ni calor, que conservo mis dos mejores amigos desde los 5 años, a pesar de nuestras muchas diferencias de todo tipo. Ademas, no muchos, pero tengo otro pequeño grupo, entre los que cuento a mi amigo Antonio, de amigos que he ido encontrado a lo largo del camino.
    Existir… existe… Que no la tengas… es una pena, te lo aseguro.
    Rafa

  5. La amistad es el tesoro más preciado que una persona posee. Rafa es y da amistad sincera porque es todo corazón y hombría de bien. Lo he sabido siempre y por algo excepcional. SOY SU PADRE Y ESTOY ORGULLOSO DE ELLO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s