….pues tendrá que matarme.

“Yo no soy de la “ceja”, y al que lo diga lo mato”.

…pues nada, doña Pilar, que tendrá que matarme porque estoy convencido de que es usted de la “ceja”.

Aunque debo reconocer que eso no es lo peor que le pueda pasar, al fin y al cabo, en un país, España, democrático y libertario ser de izquierdas o de derechas es algo muy normal. Lo que ya no es tan normal es que, como veo en la foto, acceda usted a participar en un acto con un símbolo totalmente anticonstitucional como es la bandera de la República. Me extrana que esta señora tan culta, ya que pertenece al llamado mundo de la cultura (que alguien me lo explique), no sepa que va en contra de la legalidad todo aquello que es anticonstitucional… pero bueno, sería un lapsus.

Yo no soy de la ceja, y al que lo diga lo mato, han sido las brillantes y excelsas palabras que han salido de la boca de la señora Bardem en un acto público celebrado ayer, en el que tomó la palabra como Presidenta de la fundación AISGE, otro entramado de siglas para seguir “chupando del bote”. (ver entrada del día 18-11-09).

Pilar Bardem es la de la izquierda

 

 

 

La señora Bardem algo se traerá entre manos cuando niega a la mayor.

No obstante, una persona de su calado social debería tener más cuidado de lo que dice y medir un poco sus palabras. Quiero pensar que no todos los de la “ceja” sean como ella, ya que ha demostrado una extremada intolerancia, ha usado una expresión demasiado extremista. Quiso hacer una gracia y le salió un borrón.

Pues eso, señora, que tendrá que matarme, porque yo lo digo alto y claro para que se me entienda; ni es malo, ni es bueno, pero usted es de la “ceja”…. o al menos come de ella, que no se lo que será peor.